JON BON JOVI ENTREGÓ SU VIDA A CRISTO

JON BON JOVI ENTREGÓ SU VIDA A CRISTO

Según declaró el cantante Jon Bon Jovi recientemente a la revista People, ha entregado su vida a Cristo junto a su esposa, con quien lleva más de cuarenta años de matrimonio, después de, según él, pasar por los peores años de su vida.
John Francis Bongiovi Jr., tal es su verdadero nombre, fue educado como católico al igual que muchos descendientes de emigrantes italianos y, al igual que muchos de ellos, ha crecido con un gran resentimiento hacia Dios, como se puede ver en algunas de sus canciones, pero eso parece haber sido revertido en la actualidad.
«Cuando acabas una gira es como si cerrases un capítulo de tu vida, y llegas a sentir una especie de vacío interior muy fuerte. Necesitas algo en lo que creer, algo a lo que aferrarte», dice Jon con respecto a su canción «Something To Believe In». «En un mundo que no te da nada, necesito algo en que creer».
En su álbum de 2016 «This House Is Not For Sale« el cantante es más que revelador. En algunas letras de las canciones, se evoca un sentimiento de espiritualidad, la superación de algunas pruebas, el perdón, y la preferencia del amor antes que el odio, o la luz en vez de la oscuridad, hasta se hacen declaraciones como  “el diablo no es mi amigo”.
Por ejemplo en el tema «Living With The Ghost« Jon Bon Jovi canta: “Cambié el dolor por la curación. Ve y dile a tus sombras que salí vivo. Anoche tuve este sueño, vi a un hombre lavando sus pies en el agua bendita de la iglesia. Reunió valor de rodillas, desde los brazos hasta el cuello y dijo: “Todo esto me sobrepasa”. Lloraba tratando de encontrar alivio. Dios, solo intento de tener un poco de paz. Tuve este sueño. Ese hombre era yo”.
En «Labour of love«el cantante dice: “Solo los necios cuentan el tesoro en plata o en oro, pero la obra de amor nunca termina, es un trabajo a tiempo completo”.
Por último, en «The Devil’s In The Temple«, denuncia: “Esta era una iglesia, una casa llena de oración, ya no lo es ahora, podría derribarla. Hay ladrones en el altar, una serpiente lleva la corona, te entrega carbón, jurándote que es oro. Mira lo que han hecho a esta casa de amor. El diablo está en el templo y no es amigo mío. Yo transformaría las cosas, lo haría si pudiera, derribaría las puertas, rompería todas las cadenas, cárcel para los carceleros. Cantemos una canción de libertad, Amazing Grace.
A finales de los ’90, Jon se negó a tocar frente a Papa Juan Pablo II, en aquel momento argumentó: «Crecí con la clásica educación católica, entre monjas, curas, crucifijos y sentimientos de culpa. La Iglesia hoy en día es una estructura anticuada, tradicionalista, y a mí me gustaría verla reformada. A pesar de todo, un día me gustaría encontrarme con el Papa, pero en otras circunstancias«.
A lo largo de su carrera, el músico utilizó términos religiosos en sus canciones, palabras como «creer», «fe», «milagro», «oración», «pecado», etc, aparecen constantemente en sus letras, pero ahora parece haber encontrado un verdadero significado a las mismas.